Septiembre 21, 2017
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Biblia
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
Sagradas Escrituras Versión Antigua 1569
 
CapŪtulo
 

 
Libros de la Biblia
 
Antiguo Testamento

G√©nesis | Exodo | Lev√≠tico | N√ļmeros | Deuteronomio | Josu√© | Jueces | Rut | Primera de Samuel | Segunda de Samuel | Primera de Reyes | Segunda de Reyes | Primera de Cr√≥nicas | Segunda de Cr√≥nicas | Esdras | Nehem√≠as | Ester | Job | Salmos | Proverbios | Eclesiast√©s | Cantares | Isa√≠as | Jerem√≠as | Lamentaciones | Ezequiel | Daniel | Oseas | Joel | Am√≥s | Abd√≠as | Jon√°s | Miqueas | Nahum | Habacuc | Sofon√≠as | Hageo | Zacar√≠as | Malaqu√≠as

Nuevo Testamento

Mateo | Marcos | Lucas | Juan | Hechos | Romanos | Primera de Corintios | Segunda de Corintios | G√°latas | Efesios | Filipenses | Colosenses | Primera de Tesalonicenses | Segunda de Tesalonicenses | Primera de Timoteo | Segunda de Timoteo | Tito | Filem√≥n | Hebreos | Santiago | Primera de Pedro | Segunda de Pedro | Primera de Juan | Segunda de Juan | Tercera de Juan | Judas | Apocalipsis

Ezequiel Capítulo 1

1  
Y fue que a los treinta a√Īos, en el mes cuarto, a los cinco del mes, estando yo en medio de los cautivos junto al r√≠o de Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.
2  
A los cinco del mes, que fue en el quinto a√Īo de la transmigraci√≥n del rey Joaqu√≠n,
3  
vino Palabra del SE√ĎOR a Ezequiel sacerdote, hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al r√≠o de Quebar; y vino all√≠ sobre √©l la mano del SE√ĎOR.
4  
Y miré, y he aquí un viento tempestuoso venía del aquilón, y una gran nube, y un fuego que venía revolviéndose, y tenía en derredor suyo un resplandor, y en medio de él, en medio del fuego una cosa que parecía como de ámbar,
5  
y en medio de ella, la figura de cuatro animales. Y éste era su parecer: había en ellos semejanza de hombre.
6  
Y cada uno tenía cuatro rostros, y cuatro alas.
7  
Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como la planta de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bru√Īido.
8  
Y debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus rostros y sus alas por los cuatro lados.
9  
Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban; cada uno caminaba en derecho de su rostro.
10  
Y la figura de sus rostros era rostros de hombre; y rostros de león a la parte derecha en los cuatro; y a la izquierda rostros de buey en los cuatro; asimismo había en los cuatro rostros de águila.
11  
Tales eran sus rostros; y tenían sus alas extendidas por encima, cada uno dos, las cuales se juntaban; y las otras dos cubrían sus cuerpos.
12  
Y cada uno caminaba en derecho de su rostro; hacia donde el Espíritu diera que anduviesen, andaban; cuando andaban, no se volvían.
13  
En cuanto a la semejanza de los animales, su parecer era como de carbones de fuego encendidos, como parecer de hachones encendidos: el fuego discurría entre los animales, y el resplandor del fuego; y del fuego salían relámpagos.
14  
Y los animales corrían y tornaban a semejanza de relámpagos.
15  
Y estando yo mirando los animales, he aquí una rueda en la tierra, con sus cuatro haces junto a los animales.
16  
Y el parecer de las ruedas y su hechura parecía de Tarsis ( o de Turquesa ). Y todas cuatro tenían una misma semejanza: su apariencia y su hechura como es una rueda en medio de otra rueda.
17  
Cuando andaban, andaban sobre sus cuatro costados; no se volvían cuando andaban.
18  
Y sus costillas eran altas y temerosas, y llenas de ojos alrededor en todas cuatro.
19  
Y cuando los animales andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los animales se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban.
20  
Hacia donde el espíritu diera que anduviesen, andaban; hacia donde diera el espíritu que anduviesen, las ruedas también se levantaban tras ellos; porque el espíritu de los animales estaba en las ruedas.
21  
Cuando ellos andaban, andaban ellas ; y cuando ellos se paraban, se paraban ellas ; y cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban tras ellos; porque el espíritu de los animales estaba en las ruedas.
22  
Y sobre las cabezas de cada animal aparecía un cielo a manera de un cristal maravilloso, extendido encima sobre sus cabezas.
23  
Y debajo del cielo estaban las alas de ellos derechas la una a la otra; a cada uno dos, y otras dos con que se cubrían sus cuerpos.
24  
Y oí el sonido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, cuando andaban; la voz de la palabra, como la voz de un ejército. Cuando se paraban, aflojaban sus alas.
25  
Y se oía voz de arriba del cielo que estaba sobre sus cabezas. Cuando se paraban, aflojaban sus alas,
26  
Y sobre el cielo que estaba sobre sus cabezas, había una figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él.
27  
Y vi una cosa que parecía como de ámbar, que parecía que había fuego dentro de ella, la cual se veía desde sus lomos para arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que parecía como fuego, y que tenía resplandor alrededor.
28  
Que parec√≠a el arco del cielo que est√° en las nubes el d√≠a que llueve, as√≠ era el parecer del resplandor alrededor. Esta fue la visi√≥n de la semejanza de la gloria del SE√ĎOR. Y yo lovi, y ca√≠ sobre mi rostro, y o√≠ voz de uno que hablaba.
Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2017 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.