Octubre 18, 2017
Portada | English Edition | ContĂĄctenos
Biblia
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
InformaciĂłn
Sagradas Escrituras VersiĂłn Antigua 1569
 
Capítulo
 

 
Libros de la Biblia
 
Antiguo Testamento

GĂ©nesis | Exodo | LevĂ­tico | NĂșmeros | Deuteronomio | JosuĂ© | Jueces | Rut | Primera de Samuel | Segunda de Samuel | Primera de Reyes | Segunda de Reyes | Primera de CrĂłnicas | Segunda de CrĂłnicas | Esdras | NehemĂ­as | Ester | Job | Salmos | Proverbios | EclesiastĂ©s | Cantares | IsaĂ­as | JeremĂ­as | Lamentaciones | Ezequiel | Daniel | Oseas | Joel | AmĂłs | AbdĂ­as | JonĂĄs | Miqueas | Nahum | Habacuc | SofonĂ­as | Hageo | ZacarĂ­as | MalaquĂ­as

Nuevo Testamento

Mateo | Marcos | Lucas | Juan | Hechos | Romanos | Primera de Corintios | Segunda de Corintios | GĂĄlatas | Efesios | Filipenses | Colosenses | Primera de Tesalonicenses | Segunda de Tesalonicenses | Primera de Timoteo | Segunda de Timoteo | Tito | FilemĂłn | Hebreos | Santiago | Primera de Pedro | Segunda de Pedro | Primera de Juan | Segunda de Juan | Tercera de Juan | Judas | Apocalipsis

GĂ©nesis CapĂ­tulo 1

1  
En el principio creĂł Dios los cielos y la tierra.
2  
Y la tierra estaba desordenada y vacĂ­a, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espĂ­ritu de Dios se movĂ­a sobre la faz de las aguas.
3  
Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
4  
Y vio Dios que la luz era buena; y apartĂł Dios a la luz de las tinieblas.
5  
Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche; y fue la tarde y la mañana un día.
6  
Y dijo Dios: Sea un extendimiento en medio de las aguas, y haya apartamiento entre aguas y aguas.
7  
E hizo Dios un extendimiento, y apartĂł las aguas que estaban debajo del extendimiento, de las aguas que estaban sobre el extendimiento; y fue asĂ­.
8  
Y llamó Dios al extendimiento Cielos; y fue la tarde y la mañana el día segundo.
9  
Y dijo Dios: JĂșntense las aguas que estĂĄn debajo de los cielos en un lugar, y descĂșbrase lo seco; y fue asĂ­.
10  
Y llamĂł Dios a lo seco Tierra, y al ayuntamiento de las aguas llamĂł Mares; y vio Dios que era bueno.
11  
Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que haga simiente; ĂĄrbol de fruto que haga fruto segĂșn su naturaleza, que su simiente estĂ© en Ă©l sobre la tierra; y fue asĂ­.
12  
Y produjo la tierra hierba verde, hierba que hace simiente segĂșn su naturaleza, y ĂĄrbol que hace fruto, cuya simiente estĂĄ en Ă©l segĂșn su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
13  
Y fue la tarde y la mañana el día tercero.
14  
Y dijo Dios: Sean luminarias en el extendimiento de los cielos para apartar el día y la noche; y sean por señales, y por tiempos determinados, y por días y años;
15  
y sean por luminarias en el extendimiento de los cielos para alumbrar sobre la tierra; y fue asĂ­.
16  
E hizo Dios las dos luminarias grandes; la luminaria grande para que señorease en el día, y la luminaria pequeña para que señorease en la noche, y las estrellas.
17  
Y las puso Dios en el extendimiento de los cielos, para alumbrar sobre la tierra,
18  
y para señorear en el día y en la noche, y para apartar la luz y las tinieblas; y vio Dios que era bueno.
19  
Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.
20  
Y dijo Dios: Produzcan las aguas gran cantidad de criaturas de alma viviente, y aves que vuelen sobre la tierra, sobre la faz del extendimiento de los cielos.
21  
Y creĂł Dios las grandes ballenas, y todo animal que respira, que las aguas produjeron segĂșn sus naturalezas, y toda ave de alas segĂșn su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
22  
Y Dios los bendijo diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y las aves se multipliquen en la tierra.
23  
Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
24  
Y dijo Dios: Produzca la tierra alma viviente segĂșn su naturaleza, bestias y serpientes, y animales de la tierra segĂșn su naturaleza; y fue asĂ­.
25  
E hizo Dios animales de la tierra segĂșn su naturaleza, y bestias segĂșn su naturaleza, y todas las serpientes de la tierra segĂșn su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
26  
Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en toda serpiente que se anda arrastrando sobre la tierra.
27  
Y creĂł Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creĂł; macho y hembra los creĂł.
28  
Y los bendijo Dios; y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
29  
Y dijo Dios: He aquĂ­ os he dado toda hierba que hace simiente, que estĂĄ sobre la faz de toda la tierra; y todo ĂĄrbol en que hay fruto de ĂĄrbol que haga simiente, os serĂĄn para comer.
30  
Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se mueve sobre la tierra, en que hay ĂĄnima viviente, toda verdura de hierba verde les serĂĄ para comer; y fue asĂ­.
31  
Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
Portada  |   Sermones  |   Blog  |   ArtĂ­culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   GalerĂ­a  |   Privacidad  |   ContĂĄctenos
Copyright 2000 - 2017 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.