Septiembre 22, 2017
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

La Tercera Palabra - La Palabra Del Amor Filial

 
 

Josu√© Mora Pe√Īa

Aun estando en agon√≠a, Cristo piensa en su madre. La encomienda al cuidado del disc√≠pulo amado, Juan. ¬ŅY sus hermanos, Jacobo, Jos√©, Judas (no el Iscariote) y Sim√≥n, d√≥nde estaban? ¬ŅQu√© de sus hermanas? En Marcos 6, verso 3 tenemos la lista de los medio-hermanos de Jes√ļs, incluyendo a sus media-hermanas. Aparentemente √©stos no cre√≠an en El como el Hijo de Dios. En Juan 7:3-5 leemos que, "Y le dijeron sus hermanos [a Jes√ļs]: Sal de aqu√≠, y vete a Judea, para que tambi√©n tus disc√≠pulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifi√©state al mundo. Porque ni aun sus hermanos cre√≠an en √©l". Se cree que Jos√©, el esposo de Mar√≠a ya hab√≠a muerto. En el libro "La Historia M√°s Grande que se Ha Escrito", el autor dice que Jos√© ten√≠a mucha m√°s edad que Mar√≠a. Era costumbre entre la gente del Medio Oriente que los padres hac√≠an los arreglos entre ellos mismos del matrimonio de sus hijos. Muchas veces, el futuro esposo procuraba una doncella de menor edad que √©l.

La profec√≠a de Sime√≥n en relaci√≥n con Mar√≠a se estaba cumpliendo cuando √©ste le dijo en el templo de Jerusal√©n: "Una espada traspasar√° tu misma alma" Lucas 2:35. Sin duda alguna que Cristo vio y sinti√≥ la angustia y agon√≠a de su madre estando junto a la cruz. Y pronunci√≥ la palabra del amor filial, "Mujer, he ah√≠ tu hijo...He ah√≠ tu madre". Tomen nota que Cristo no se dirigi√≥ a ella como su madre. Mas bien le dijo, "mujer". Cristo no era un hijo muriendo en una cruz frente a una madre, sino el Salvador del mundo muriendo por ella y el resto del mundo. Ya antes Jes√ļs se hab√≠a dirigido a ella de la misma manera. Parece ser que desde el momento que Cristo inici√≥ su ministerio, nunca m√°s le llam√≥ "madre" a su madre sino que se dirig√≠a a ella como "mujer". En Juan 2:4 leemos acerca del primer milagro que Cristo hizo en Can√° de Galilea. Mar√≠a, su madre, estaba presente y le dijo a Jes√ļs, "¬ÖNo tienen vino" (2:3). "Jes√ļs le dijo ¬ŅQu√© tienes conmigo, mujer? A√ļn no ha venido mi hora". Tal vez es probable que Mar√≠a se sintiera molesta u ofendida porque su propio Hijo, su primog√©nito no le llamaba Madre, sino mujer.

A√Īos atr√°s, cuando Jes√ļs ayudaba (seg√ļn la tradici√≥n), en la carpinter√≠a de Jos√© esposo de Maria, cuando √©ste todav√≠a viv√≠a, recuerdo haber visto una pintura de Jes√ļs en el taller de Jos√©. Mientras que el sol entraba por la ventana, Su madre ve√≠a a su Hijo desde la puerta. Jes√ļs tiene sus brazos en alto para relajar el cuerpo. Los rayos del sol reflejan Su figura contra la pared. Lo que Mar√≠a ve en la pared, no es la figura de su Hijo sino la imagen de una cruz. En esa pintura muy bien se puede notar en el rostro de Mar√≠a la angustia, como si tratara de descifrar el significado de lo que est√° presenciando. Me imagino que era el cumplimiento de la profec√≠a de Sime√≥n a√Īos atr√°s. La espada continuaba atravesando el coraz√≥n de Mar√≠a.

Las palabras de Cristo a Mar√≠a, "Mujer, he ah√≠ tu hijo" quieren decir "Ahora soy tu Salvador, tu Redentor". La √ļltima menci√≥n que se hace de Mar√≠a en la Biblia es en Hechos 1:14, "Todos √©stos perseveraban un√°nimes en oraci√≥n y ruego, con las mujeres, y con Mar√≠a la madre de Jes√ļs, y con sus hermanos". Durante el ministerio de Cristo, los hermanos de Jes√ļs no cre√≠an en El, ahora, despu√©s de su muerte, crucifixi√≥n y resurrecci√≥n, la Biblia habla de ellos como disc√≠pulos de Cristo. Jacobo, uno de sus hermanos, lleg√≥ a ser muy importante en la iglesia (Hechos 12:17; 15:13; G√°latas 2:9).

Así como Cristo es el Salvador de María y de todos aquellos que creen en El, así también El puede ser tu Salvador. Confiesa tus pecados a Dios, Pídele a Cristo que entre en tu corazón y serás salvo. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8-9).

Estas tres palabras pronunci√≥ Cristo desde la Cruz entre las 9 de la ma√Īana y medio d√≠a, seg√ļn algunos. Despu√©s de estas tres horas el dolor se agudizaba m√°s y m√°s. El sol candente aumentaba su agon√≠a. Sab√≠a que le esperaban otras tres horas de martirio.

josue.mora@iglesiabautista.org

Visitas: 36633

 
Pasaje

Juan 19:26-27

26 Cuando vio Jes√ļs a su madre, y al disc√≠pulo a quien √©l amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ah√≠ tu hijo.

27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2017 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.