Diciembre 15, 2018
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

Jesucristo Es La Fuente de Vida

 
 

Esa√ļ Crespo

Introducción:

El milagro de la multiplicaci√≥n de los panes tiene el prop√≥sito de ilustrar una necesidad espiritual, la cual consiste en que as√≠ como el pan material produce la vida f√≠sica, el pan espiritual, el cual es Cristo, produce la vida espiritual. En el Evangelio de Juan, Cristo se presenta como El Pan De Vida, para dar a entender que solamente por la absoluta fe en √Čl, el hombre puede tener la esperanza de la vida eterna.

Sin embargo, no debemos pasar por alto que Jes√ļs provey√≥ tambi√©n el pan material para ense√Īarnos que √Čl no solamente se preocupa por nuestras necesidades espirituales, sino tambi√©n por nuestras necesidades materiales. El tema de nuestra meditaci√≥n lo vamos a dividir en cuatro sub-temas:

I. El Problema (VS. 1-5)

En los tiempos que el Se√Īor Jesucristo vivi√≥ en Palestina, la situaci√≥n social y econ√≥mica del pueblo israelita era profundamente ca√≥tica debido a muchos factores, pero principalmente a la opresi√≥n que inflig√≠a el Imperio Romano que exprim√≠a al pueblo elevando los impuestos.

La mayor√≠a de personas que voluntariamente siguieron al Se√Īor Jes√ļs eran personas de escasos o ning√ļn recurso. En el Evangelio de San Mateo 14:21 se nos dice que la multitud era de 5000 hombres sin tomar en cuenta las mujeres y los ni√Īos, de manera que podemos pensar que Jes√ļs ten√≠a ante s√≠ un auditorio de por lo menos 10000 personas. Cuando el Se√Īor vio la multitud que ten√≠a la necesidad de alimentarse para que no fuera a desmayarse en el regreso a sus lugares de origen, hizo la siguiente pregunta: "¬ŅDe d√≥nde compraremos pan para que coman √©stos?"

  • Felipe, uno de sus disc√≠pulos, razon√≥ y dijo: "Doscientos denarios de pan no bastar√≠an para que cada uno de ellos tomase un poco" (v.7)

    Dios nos ha dado la capacidad para razonar, para pensar con l√≥gica, pero en la relaci√≥n con nuestro Dios, debemos hacer uso del recurso de la fe en nuestro Se√Īor Jesucristo. La Biblia nos ense√Īa en la carta a los Hebreos: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos.11:6)
  • Andr√©s, otro de sus disc√≠pulos, le inform√≥ que hab√≠a un joven que ten√≠a un poquito de alimento, pero que eso no serv√≠a para dar de comer a tantos. (V.8)
  • Un joven que estaba en la multitud estuvo dispuesto a poner sus limitados recursos en las manos del Se√Īor. Nos da una gran lecci√≥n este joven de que no debemos ser ego√≠stas con los dem√°s, mucho menos con el Se√Īor.

    Dios puede multiplicar nuestros recursos, por limitados que sean, si los ponemos en sus poderosas manos. Cuando los problemas toquen a nuestra puerta, tengamos confianza en las promesas del Se√Īor que nos dice: "No te desamparar√©, ni te dejar√©; de manera que podemos decir confiadamente: El Se√Īor es mi ayudador; no temer√© lo que me pueda hacer el hombre". (Hebreos 13:5,6).

II. La Prueba (v.6)

  • El Se√Īor Jes√ļs estaba probando a sus disc√≠pulos para que aprendieran a confiar en √Čl.
  • La Biblia dice que seremos probados (I Ped. 1:6)
  • En el pasaje de nuestra meditaci√≥n la prueba vino por falta de pan.
  • Las pruebas vienen a veces por las tentaciones a que somos sometidos (Santiago 1:12)
  • Las pruebas vienen, a veces, por el sufrimiento que el mundo nos inflige (I Pedro 4:12-16)
  • La Biblia nos ense√Īa que las pruebas nos vienen cuando nos llegan doctrinas falsas contrarias a las ense√Īanzas de la Palabra de Dios.

En toda esta multitud de problemas surge una esperanza acompa√Īada de gozo y consiste en que por haber resistido las pruebas que acarrea la fe en el Se√Īor Jesucristo, Dios promete librarnos de la √ļltima y terrible prueba que viene s√≥lo para los incr√©dulos. (Apocalipsis 3:10)

III. La Provición (V.9)

  • Cristo tiene control de todas las cosas y √Čl sabe lo que har√°.
  • Cristo demanda confianza absoluta en √Čl (v.10) "Haced recostar la gente" fue la orden que √Čl dio.
  • Cristo demanda oraci√≥n (v.11)
  • Cristo provee en abundancia (vs. 12,13)

IV. La Proclamación (vs. 14,15)

  • Al Se√Īor Jesucristo se le llama "Profeta". √Čl es la √ļnica persona en todo el Universo que est√° facultado para hablarnos la Palabra de Dios porque √Čl es el Unig√©nito Hijo de Dios.
  • El Se√Īor Jesucristo es el Rey. √Čl es Rey de reyes y Se√Īor de se√Īores.

Conclusión:

El Se√Īor Jesucristo obr√≥ el milagro de la multiplicaci√≥n de los panes para ense√Īarnos la gloriosa verdad de que √Čl es El Pan de Vida que da la salvaci√≥n eterna a todo ser humano que por la fe en √Čl se entrega de todo coraz√≥n. Am√©n.

Visitas: 14225

 
Pasaje

Juan 6:1-15

1 Despu√©s de esto, Jes√ļs fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias.

2 Y le segu√≠a gran multitud, porque ve√≠an las se√Īales que hac√≠a en los enfermos.

3 Entonces subi√≥ Jes√ļs a un monte, y se sent√≥ all√≠ con sus disc√≠pulos.

4 Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.

5 Cuando alz√≥ Jes√ļs los ojos, y vio que hab√≠a venido a √©l gran multitud, dijo a Felipe: ¬ŅDe d√≥nde compraremos pan para que coman √©stos?

6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.

7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco.

8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:

9 Aqu√≠ est√° un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¬Ņqu√© es esto para tantos?

10 Entonces Jes√ļs dijo: Haced recostar la gente. Y hab√≠a mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en n√ļmero de cinco mil varones.

11 Y tom√≥ Jes√ļs aquellos panes, y habiendo dado gracias, los reparti√≥ entre los disc√≠pulos, y los disc√≠pulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto quer√≠an.

12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada.

13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.

14 Aquellos hombres entonces, viendo la se√Īal que Jes√ļs hab√≠a hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que hab√≠a de venir al mundo.

15 Pero entendiendo Jes√ļs que iban a venir para apoderarse de √©l y hacerle rey, volvi√≥ a retirarse al monte √©l solo.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2018 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.