Noviembre 18, 2019
Portada | English Edition | Contáctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

El Hijo De Dios Se Humanó

 
 

Esaú Crespo
Introducción:

Una de las doctrinas básicas de la fe cristiana es la encarnación del Hijo de Dios. Para la mente humana es inconcebible que pueda nacer un ser humano de una forma diferente a la de los demás seres humanos, pero la Biblia nos enseña que el nacimiento del Señor Jesucristo fue sin la intervención del hombre.

Cuando Dios se le manifestó a María por medio de un ángel, le dijo que iba a dar a luz un niño. María muy sorprendida le dijo que cómo sería eso, pues ella no conocía varón. El ángel le explicó que el poder del Altísimo la iba a cubrir con su sombra y por lo tanto el santo ser que iba a nacer sería Hijo de Dios. La Biblia dice que lo que es imposible para los hombres, para Dios todo es posible porque no hay límite a su poder.

Sin embargo, no debemos confundir la doctrina de la Encarnación con una doctrina que está en boga y es la doctrina de la Reencarnación. La doctrina de la Encarnación es bíblica, es la afirmación divina de que Dios se humanó en la persona de su Hijo Jesucristo; pero la doctrina de la Reencarnación es satánica porque afirma que el hombre está pasando por una serie de ciclos de nacimiento, vida y muerte; nacimiento, vida y muerte, etc. La Biblia claramente enseña que "está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9:27)

I. "Y aquel Verbo fue hecho carne" (V.14a)

Aquí tenemos la enseñanza sobre la encarnación del Hijo de Dios.

  • El nacimiento del Señor Jesucristo fue virginal. Como explicamos en la introducción de este bosquejo, el Hijo de Dios fue concebido por el poder del Espíritu Santo.
  • El nacimiento del Señor Jesús fue en el momento perfecto de la historia humana. Historiadores entendidos en la materia afirman que el Señor Jesús nació en el momento propicio para que la fe se extendiera en la manera que sucedió. Si Cristo hubiera nacido antes o después del momento de su nacimiento, la historia del cristianismo habría sido muy diferente. San Pablo afirma en Gálatas 4:4: "Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley"
  • El Señor Jesucristo nació con un propósito bien definido. La Biblia dice en I Timoteo 1:15: "Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero"

II. "...y habitó entre nosotros" (14b)

El Señor Jesucristo vivió entre los seres humanos por más de 30 años. Durante su permanencia en la tierra experimentó las más terribles pruebas que ningún ser humano ha experimentado. Él fue humillado, fue marginado, despreciado, padeció sed, hambre y toda clase de necesidades. Su clímax de sufrimiento fue cuando entregó su vida en la cruz del Calvario. Sin embargo, su permanencia entre nosotros nos trajo las siguientes bendiciones:

  • Jesucristo reveló al Dios invisible. Leemos en Juan 1:18: "A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer".
  • Jesucristo reveló el carácter perfecto de Dios. Su vida santa inmaculada nos hace ver la santidad de Dios y el deseo divino de que los hombres pecadores deseemos imitar a Dios. El Señor dice en Mateo 11:29: "...aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas".
  • "Habitó entre nosotros" es un terminó de carácter temporal en cuanto al tiempo del verbo. Juan usa la palabra griega "eskenosen" que puede traducirse también "puso su tabernáculo entre nosotros". El tabernáculo era como una tienda de campaña que el pueblo de Israel llevó en el desierto por 40 años y servía para que el pueblo allí adorara a Dios. Ahora Cristo es nuestro Tabernáculo porque a través de El podemos adorar a Dios, pero también debemos entender que su gracia no es eterna, algún día la invitación de Dios va a terminar y ya no habrá más gracia ni misericordia. Así como el tabernáculo tuvo permanencia temporal, también el mensaje de gracia es temporal.

III. "...y vimos su gloria" (V.14c)

Cristo manifestó la gloria de Dios. El apóstol Juan testifica que en el monte de la transfiguración literalmente vieron la gloria de Dios. La esperanza de la gloria de Dios es un regalo que Dios da al pecador. En Juan cap. 11 encontramos la resurrección de Lázaro. El cuerpo tenía 4 días de muerto, ya estaba podrido, por eso había una gran hedentina; la muerte reinaba; la gente que estaba allí en su mayoría era incrédula; pero a pesar de que reinaba la muerte, reinaba la incredulidad, reinaba la desesperación, reinaba la angustia de una familia destrozada por el dolor; a pesar de todo eso, Jesús le dijo a Marta: ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?

  • Jesucristo manifestó la verdad de Dios. (Juan 8:40)
  • Jesucristo manifestó el amor de Dios. Juan 3:16 dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna".
  • Jesucristo manifestó el poder de Dios. Él dice que todo poder le es dado en el cielo y en la tierra. (Mateo 28:18)

Conclusión:

Sólo en Cristo el hombre puede tener la esperanza de la gloria de Dios. Dios se hizo presente en la raza humana para que todo pecador por la fe en Cristo tenga eterna salvación.

Visitas: 14682

 
Pasaje

Juan 1:14

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Artículos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galería  |   Privacidad  |   Contáctenos
Copyright 2000 - 2019 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.