Marzo 05, 2021
Portada | English Edition | Contáctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

No Mataras

 
 

Esaú Crespo

El delito del homicidio no es un problema sólo de los delincuentes, sino una desgracia que le puede suceder a cualquier ser humano.

Los seres humanos somos capaces de cometer las peores atrocidades si las condiciones sociales, psicológicas y espirituales se presentan a una vez. Cuántas veces nos hemos sorprendido al enterarnos de personas honorables y de alta estima social que sucumbieron en el problema de cometer homicidio. Todos estamos expuestos a caer en las peores aberraciones sociales y morales.

En la Biblia se menciona constantemente el problema del homicidio y las consecuencias que esto le acarrea al ser humano; pero también la Biblia nos enseña cómo evitar este terrible problema en la vida personal.

El Señor Jesucristo trata el problema del homicidio, sus consecuencias, pero también El nos habla de cómo evitar llegar a tales extremos como es el hecho de quitarle la vida a otro ser humano que puede ser nuestro vecino, nuestro pariente y lo más trágico, nuestro cónyuge. Veamos, pues, la orientación del Señor:

I. Controle su temperamento.

El Señor Jesús dice en el v. 22: “Cualquiera que se enoje contra su hermano”.

El enojo o la ira es una reacción natural de la persona ante cualquiera provocación. La persona más serena y de temperamento suave puede llegar a estallar en cólera si la provocación que recibe es fuerte. El enojo es natural! Pero debemos aprender a controlar nuestro temperamento. El Dr. Martín Lucero dijo las siguientes palabras: “Yo no puedo evitar que las aves vuelen sobre mi cabeza, pero sí puedo evitar que en mi cabeza hagan nido”.

¡¡¡Controle su temperamento!!!

II. Controle su vocabulario.

Las palabras del v. 22 necio y fatuo son traducciones castellanas de dos palabras de los idiomas arameo y griego respectivamente.

Necio, viene del Arameo Raca que literalmente significa Cabeza hueca.

Fatuo, viene del Griego More que literalmente significa Estúpido.

Muchos crímenes se han cometido como reacción a la ofensa con palabras.

Si somos capaces de controlar nuestro temperamento también seremos capaces de controlar nuestro vocabulario.

Según el v. 22 no es necesario matar para ir al infierno, basta la intención que surge del corazón y la mente. Muchas veces no matamos porque pensamos en las consecuencias desastrosas de nuestros actos, ¡pero las ganas nos sobran!

III. Controle la hipocresía religiosa. (vs.23, 24)

En estos pasajes de habla de un profesante religioso que a través de su ofrenda está participando en una liturgia, pero con una relación social inadecuada. Jesucristo nos enseña que un rito sin amor al prójimo no tiene sentido delante de Dios.

Toda la enseñanza de la Ley y los profetas del Antiguo testamento se resume en dos mandamientos: “Amarás a Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Un hombre que entiende estas demandas de Dios, nunca atentará contra la vida de su prójimo.

IV. Controle el orgullo (v.25)

La enseñanza del v.25 es que el hombre debe pedir perdón si ha ofendido a su semejante. Una persona debe ser humilde para reconocer sus faltas y pedir perdón. La reconciliación entre los seres humanos corta de un tajo todo mal sentimiento. Una persona llena de orgullo nunca reconocerá sus faltas ni mucho menos pedirá perdón. Jesucristo dice que el hombre que se humilla será enaltecido y el que se enaltece será humillado. Si Ud. ha ofendido a un amigo, a un vecino, a un pariente o a un miembro cercano de su familia, pida perdón y de esa manera corte el hilo que puede llevarle a la maldición del homicidio.

Conclusión:

El génesis del crimen puede abortarse si se obedece la orientación del Señor Jesucristo:

  • Controle su temperamento
  • Controle su vocabulario
  • Cuidado con una religión sin obediencia a Dios
  • Cuidado con el orgullo

Finalmente, quizá Ud. se pregunte, ¿Y cómo puedo tener control sobre mí si soy una persona débil? El apóstol Pablo dice en Filipenses 4:13: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Haga Ud. de Jesucristo su Salvador y el Señor de su vida y El le dará el poder para obedecer.

Visitas: 15175

 
Pasaje

Mateo 5:21-26

21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.

22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,

24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.

26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Artículos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galería  |   Privacidad  |   Contáctenos
Copyright 2000 - 2021 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.