Mayo 26, 2017
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

La Iglesia Como Resultado del Testimonio de los Predicadores del Evangelio

 
 

Esa√ļ Crespo

Introducción

En el primer capitulo hemos aprendido acerca de la iglesia y su ministerio como resultado de la predicación del santo evangelio.

En este capitulo dos vamos a estudiar las ense√Īanzas que tienen que ver con la conducta de los predicadores del santo evangelio.

En el ministerio de la fe en Cristo, el evangelizador esta íntimamente relacionado con el mensaje del evangelio. El continente esta ligado con el contenido; es decir, tanto el mensaje como el mensajero deben estar en perfecta armonía.

Vamos a considerar varias ense√Īanzas del cap√≠tulo en relaci√≥n con los predicadores de la Palabra de Dios.

I. El sufrimiento de los predicadores. (vs.1, 2)

  • El Se√Īor Jes√ļs predijo el sufrimiento de sus siervos. (Mateo 5:11)
  • Los ap√≥stoles fueron ultrajados en Filipos. "abusados con violencia"
  • El sufrimiento no detuvo la predicaci√≥n. Cuando los creyentes estamos comprometidos con el Se√Īor ninguna oposici√≥n y persecuci√≥n de los enemigos del Evangelio puede detener el avance de la obra de Dios.

    Cuando los comunistas chinos tomaron el poder a mediados del siglo pasado y contrariados por las ideas opuestas a la filosofía marxista leninista, decidieron echar a andar un proyecto llamado "la revolución cultural"; dicho proyecto consistió en erradicar toda ideología contraria al comunismo. En esa operación se llevaron de encuentro al cristianismo: las Biblias fueron quemadas, los seminarios fueron clausurados, las escuelas cristianas fueron cerradas, los misioneros fueron expulsados y aquellos cristianos que presentaron oposición fueron encarcelados o fusilados. Desapareció toda presencia cristiana de China.

    Cuando se muri√≥ Mao Tze Tung los nuevos l√≠deres con el deseo de tener relaciones comerciales con los pa√≠ses occidentales, permitieron la presencia de las iglesias y de repente surgieron las iglesias m√°s fortalecidas y mucho m√°s numerosas. ¬ŅQu√© pas√≥? De manera clandestina los creyentes siguieron predicando la Palabra del Se√Īor porque con creyentes comprometidos no hay persecuci√≥n que pueda parar el avance del Evangelio.

  • El sufrimiento es una evidencia de que los m√≥viles de los ministros de Dios son sinceros. Ninguna persona falsa est√° dispuesta a exponer su vida por una causa que se considera falsa. Los ap√≥stoles estaban convencidos que predicaban el mensaje eterno de Dios y que ellos hab√≠an sido llamados por el Se√Īor.

II. La sana doctrina de los predicadores (vs. 3-6)

  • Sin error. Los ap√≥stoles no predicaron doctrinas de hombres, no mezclaron ideas humanas con el Mensaje del Evangelio; se dedicaron a comunicar la Palabra de Dios tal como la recibieron de Dios.
  • Sin impureza. La idea es que sus vidas morales iban de acuerdo a las ense√Īanzas de la Palabra. Viv√≠an lo que predicaban.
  • Sin enga√Īo. Sin trucos
  • Dios tuvo confianza en ellos
  • Sin lisonjas. La lisonja consiste en alabar a una persona con el prop√≥sito de sacarle provecho. Generalmente la lisonja est√° basada en mentiras; es decir, consiste en darle alabanzas a las personas con afirmaciones que no corresponden a la verdad.
  • Sin avaricia. El vers√≠culo 9 es una demostraci√≥n de que los m√≥viles de los misioneros eran santos; que no hab√≠a el deseo de beneficios materiales para predicar la Palabra de Dios.
  • Sin buscar gloria personal: alabanzas, aplausos, fama.

III. El testimonio de los predicadores (vs.7-12)

  • Mostraron ternura (vs.7,8) La ilustraci√≥n es conmovedora, "Como la nodriza". La nodriza es la que sustituye a la madre para darle vida al reci√©n nacido. Tiene que ver la ilustraci√≥n con el alimento espiritual que los pastores dieron a la congregaci√≥n; pero el amamantar no s√≥lo trata de dar alimento, sino que hemos aprendido que ese acto de nutrici√≥n tiene factores psicol√≥gicos porque establece un nexo m√°s profundo entre la madre y el ni√Īo que vas m√°s all√° del mero acto de alimentar. La idea del ap√≥stol Pablo es que los lazos de comuni√≥n con los tesalonicenses fueron estrechos como deben ser entre los hermanos en la preciosa fe del Se√Īor Jesucristo.
  • Mostraron un ejemplo de laboriosidad (v.9).
  • Mostraron una conducta santa (v.10) Es decir, viv√≠an lo que predicaban. No cuesta hablar, no cuesta impresionar a las personas con elocuentes discursos; lo que si es dif√≠cil vivir como manda el Evangelio del Se√Īor. Los que nos oyen deben aprender de nuestro ejemplo como se debe obedecer la doctrina de Cristo.
  • Exhortaron para una vida santa (vs.11,12)

IV. La oración de los predicadores (v.13)

  • Oraci√≥n sin cesar. Ver I Tes. 5:17
  • Oraci√≥n de gratitud:
    • porque recibieron la Palabra
    • porque la Palabra afect√≥ sus vidas

V. La oposicion a los predicadores (vs.14-18)

  • Oposici√≥n de los gentiles (v.14 a)
  • Oposici√≥n de los jud√≠os religiosos (vs.14 b-17).
  • Oposici√≥n del diablo (v.18)

VI. La esperanza de los predicadores (vs. 19,20)

  • Pablo consideraba como corona o triunfo el ver a los hermanos en la presencia gloriosa del Se√Īor.
  • Mi esperanza es que los que creen el mensaje que predico est√©n en la presencia del Se√Īor.
  • ¬ŅA cu√°ntos ver√° Ud. en la presencia del Se√Īor porque Ud. les testific√≥?

Conclusión

Toda la ense√Īanza apost√≥lica del cap√≠tulo 2 tiene que ver con el testimonio que los misioneros mostraron a los nuevos creyentes. Ellos vivieron la doctrina que predicaron a los tesalonicenses. Su conducta fue de santidad, de laboriosidad, pero tambi√©n de ternura en el trato a los hermanos. Es bueno considerar estas ense√Īanzas porque a veces los pastores estamos tan involucrados en tantas actividades del ministerio que nos olvidamos de la relaci√≥n personal con los hermanos en la fe.

Visitas: 12941

 
Pasaje

I Tesalonicenses 2

1 Pero con respecto a la venida de nuestro Se√Īor Jesucristo, y nuestra reuni√≥n con √©l, os rogamos, hermanos,

2 que no os dej√©is mover f√°cilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturb√©is, ni por esp√≠ritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el d√≠a del Se√Īor est√° cerca.

3 Nadie os enga√Īe en ninguna manera; porque no vendr√° sin que antes venga la apostas√≠a, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdici√≥n,

4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

5 ¬ŅNo os acord√°is que cuando yo estaba todav√≠a con vosotros, os dec√≠a esto?

6 Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.

7 Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

8 Y entonces se manifestar√° aquel inicuo, a quien el Se√Īor matar√° con el esp√≠ritu de su boca, y destruir√° con el resplandor de su venida;

9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satan√°s, con gran poder y se√Īales y prodigios mentirosos,

10 y con todo enga√Īo de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

11 Por esto Dios les env√≠a un poder enga√Īoso, para que crean la mentira,

12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Se√Īor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvaci√≥n, mediante la santificaci√≥n por el Esp√≠ritu y la fe en la verdad,

14 a lo cual os llam√≥ mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Se√Īor Jesucristo.

15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

16 Y el mismo Jesucristo Se√Īor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos am√≥ y nos dio consolaci√≥n eterna y buena esperanza por gracia,

17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2017 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.