Diciembre 11, 2017
Portada | English Edition | Contáctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Informaci├│n
 

Tengamos Confianza En El Se├▒or

 
 

Esa├║ Crespo

Introducci├│n:

Los Evangelios nos ense├▒an que los disc├şpulos fueron entrenados por el Se├▒or por un espacio de m├ís de tres a├▒os. El Se├▒or Jes├║s no tuvo un aula para ense├▒ar los fundamentos te├│ricos de su doctrina. En aquellos tiempos eran famosos los liceos o las academias privadas donde un pu├▒ado de estudiantes se reun├şa a los pies del maestro para recibir la teor├şa sobre cualquier ├írea del saber. El Se├▒or Jesucristo ense├▒├│ a sus disc├şpulos a trav├ęs de la experiencia en el ministerio que ejecutaron d├şa a d├şa. La confianza es el resultado de andar con el Se├▒or experimentando su poder u su amor hacia su pueblo. Consideremos las siguientes ense├▒anzas:

I. La Escuela del Se├▒or (vs. 22-25)

  • El Se├▒or ense├▒├│ a sus disc├şpulos en base a un plan. El Se├▒or no conoce las sorpresas. La experiencia que tuvieron los ap├│stoles obedec├şa a un plan del Se├▒or para darles la ense├▒anza que con Cristo a nuestro lado la vida est├í llena de victorias.
  • La escuela del Se├▒or es en base a un ministerio de intercesi├│n. Ver Hebreos 7:25. "Por lo cual puede tambi├ęn salvar perpetuamente a los que por el se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos".
  • El Se├▒or tuvo un ministerio fuerte de oraci├│n intercesora a favor de sus disc├şpulos.
  • El momento de la prueba.
    • "Azotada por las olas"
      Lit. "bautizada por las olas"
    • "El viento era contrario"
    • "La cuarta vigilia de la noche"
    • "Un fantasma"
    • ┬┐Necesita Dios probarnos para saber lo que hay en nuestros corazones? Mil veces no!!!
      Lo hace para que nosotros nos conozcamos

II. La Presencia del Se├▒or (v. 26).

  • La presencia del Se├▒or no es percibida cuando hay ofuscaci├│n. Los ap├│stoles no se dieron cuenta que estaba con ellos la presencia del Se├▒or porque la aflicci├│n producida por la tormenta no les permit├şa contemplar la presencia de su Maestro y Salvador.
  • La presencia del Se├▒or no es percibida cuando no hay percepci├│n espiritual.
  • La presencia del Se├▒or no es percibida cuando hay ignorancia de la Palabra. La Biblia dice claramente que Dios nos est├í lejos de ninguno de nosotros. En Jerem├şas 33:3 el Se├▒or dice que le clamemos y que El est├í dispuesto a escucharnos y a darnos lecciones de cosas que no podemos entender sin su ayuda.
  • Cuando creemos que estamos m├ís solos, entonces tenemos la presencia del Se├▒or m├ís palpable.

III. El Auxilio del Se├▒or (vs. 27-30)

  • Les habl├│: "Tened animo"
  • "No teng├íis temor porque yo soy"
    • "Yo Soy" fue el nombre que Dios us├│ para revelarse a Mois├ęs en contexto de esclavitud. El Se├▒or Jesucristo en el Evangelio de Juan usa constantemente la frase y teolog├şa del "Yo Soy"
    • "Yo soy el buen Pastor"
    • "Yo soy la luz del mundo". El concepto "luz" en el Evangelio de Juan denota:
      • vida.
      • Orientaci├│n.
      • Sabidur├şa.
    • "Yo soy el pan de vida"
    • "Yo soy tu salvador"

IV. La Exhortaci├│n del Se├▒or. (V.31)

"┬┐Hombre de poca fe porque dudaste?"

  • Debemos confiar en el poder del Se├▒or sobre los elementos naturales.
  • Debemos confiar en el poder del Se├▒or sobre los hombres.
  • Debemos confiar en el poder del Se├▒or sobre el infierno.
  • "Hijitos, vosotros sois de Dios, y los hab├ęis vencido; porque mayor es el que esta en vosotros, que el que esta en el mundo". (I Juan 4:4)
  • Debemos confiar en el poder del Se├▒or sobre el pecado y la muerte. Romanos 6:23.

V. La Adoracion al Se├▒or (vs. 32,33)

  • Lo adoraron.
  • Lo confesaron.

Conclusi├│n:

La experiencia dolorosa de los disc├şpulos estaba anticipada en el plan did├íctico del Se├▒or para que ellos aprendieran la lecci├│n de que su Maestro nunca abandona a su pueblo y que a├║n cuando las circunstancias sean adversas en la vida, el Se├▒or nunca nos dejar├í ni nos desamparar├í.

Visitas: 13557

 
Pasaje

Mateo 14:22-33

22 En seguida Jes├║s hizo a sus disc├şpulos entrar en la barca e ir delante de ├ęl a la otra ribera, entre tanto que ├ęl desped├şa a la multitud.

23 Despedida la multitud, subi├│ al monte a orar aparte; y cuando lleg├│ la noche, estaba all├ş solo.

24 Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.

25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jes├║s vino a ellos andando sobre el mar.

26 Y los disc├şpulos, vi├ęndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ┬íUn fantasma! Y dieron voces de miedo.

27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

28 Entonces le respondi├│ Pedro, y dijo: Se├▒or, si eres t├║, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

29 Y ├ęl dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jes├║s.

30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!

31 Al momento Jes├║s, extendiendo la mano, asi├│ de ├ęl, y le dijo: ┬íHombre de poca fe! ┬┐Por qu├ę dudaste?

32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calm├│ el viento.

33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art├şculos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer├şa  |   Privacidad  |   Cont├íctenos
Copyright 2000 - 2017 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.